Los disipadores de temperatura son accesorios utilizados en la industria para el control por instrumentos de presión con temperaturas de los fluidos. Estos son esenciales e influyen en los resultados de la calidad final y los estándares de producción de un producto.

En la norma EN 837 y en la norma ANSI B40.1, relacionan que la temperatura por convección ideal para el trabajo de medición de un instrumento debe estar entre los 65 grados Celsius o 150 grados Fahrenheit. Rangos superiores a esta temperatura los instrumentos de medición se pueden comportar con resultados de distorsión en la medición, dado que puede afectar sus componentes internos o simplemente porque puede producir una dilatación de las lecturas finales las cuales no concuerden con la realidad o requisito requerido.

Por otra parte, el empleo de disipadores de temperatura permite prolongar la vida media útil de los instrumentos de presión y asegura la calidad de productos terminados y aceptados por los mercados globales. En el mercado contamos con:  disipadores de sifón o cola de marrano, sencilla o de múltiples vueltas, sifones cuello de ganso y torres de enfriamiento.

El sifón o cola de marrano es un arrollamiento de 360 grados de un tubo en acero al carbono, acero inoxidable o cobre el cual actúa como un depósito de un producto condensado en la parte interna de este que se mantiene aun cuando el proceso se detenga totalmente.

Las temperaturas máximas en los sifones de cola de marrano de una vuelta pueden ir hasta los 200 grados Celsius, y permiten reducir la temperatura a los 65°C.  Por otra parte estos equipos están diseñados para resistir presiones hasta las 300 Psi, pero en casos especiales donde se requiera mayor presión (600 psi) se pueden realizar con tubos de mayor grosor de pared.

Cuando se superan los 200°C/400°F se recomiendan sifones de múltiple vuelta y con un mayor número de vueltas se logra mantener temperaturas de salida al instrumento según las normas anteriormente mencionadas.

En pruebas de campo realizadas, hemos podido comprobar temperaturas de 600°C/1200°F con un sifón múltiple de 5 giros donde se ha podido obtener los 65°C/150°F; tenemos que aclarar que en procesos de vapor el fluido generalmente agua condensada no requiere cuidado, pero en casos donde se emplee aceites o gases es necesario hacer un pre-llenado con el mismo tipo de fluido o con fluidos compatibles con los gases.

El sifón cuello de gano, está fabricado en un tramo de tubo de acero al carbón, acero inoxidable o cobre en donde con un giro de 180° genera un depósito de fluido que se condensa en el sistema y al llegar al instrumento solo llega el fluido con temperatura normalizada.

El disipador por torre de enfriamiento, está constituido en un tramo de material que puede ser en acero al carbono, acero inoxidable, en el que con un aleteado o anillado, se aprovecha la circulación de aire por sus cavidades, logrando así reducir la temperatura de un máximo 200°C/400°F para que por medio de este se obtengas temperaturas normalizadas. El número de aletas en las torres de enfriamiento influyen en el rango de temperatura a reducir. Este tipo de disipador de temperatura lo mínimo que puede tener son 3 aletas y se pueden aumentar hasta 5 aletas las conexiones en las que se diseñan son de 1/4 NPT y 1/2 NPT conexión macho a la línea y hembra al instrumento.

NOTA: Se recomienda colocar una válvula de corte antes de los disipadores de temperatura para poder retirar el instrumento que pueda fallar.

LUIS EDUARDO ROCHA MUÑOZ
ING.ELECTROMECANICO - ROCHA Y LONDOÑO SAS